Caraperro es la cerveza de alto voltaje que no tiene padre, ni madre, ni birra que le ladre.

En un mundo de lúpulos, maltas, aguas y levaduras, Caraperro ha llegado ladrando fuerte y marcando paladares a su paso gracias al Dry Hopping, el nuevo proceso que incorporan nuestras tres variedades cerveceras.

Cerveza Caraperro incorpora por primera vez dentro de la gama de Compañía Cervecera, un nuevo proceso en su elaboración conocido como Dry Hopping, en el que los lúpulos son los verdaderos protagonistas.

Esta técnica, que se realiza en la fase de acondicionamiento previa al envasado, añade los lúpulos en seco cuando nuestra cerveza ha dejado de burbujear, permitiendo así que los aromas se fundan con este líquido amarillento que tanto nos gusta. Sin embargo, este tipo de procesos otorga a nuestra cerveza notables olores y sabores, a diferencia de cuando dicho lúpulo es agregado en otros puntos del proceso, cuyo resultado será unas notas más amargas derivadas de la utilización de lúpulos en el cocimiento. Dry Hopping es un proceso que se encuentra asociado a diferentes estilos de cerveza y aunque es más común apreciarlo en la categoría de las Ales o cervezas de alta fermentación como es el caso de nuestra Indian Pale Ale y Yakima Red Ale, muchos maestros cerveceros del mundo escogen este proceso para aromatizar y agregar intensos olores a sus cervezas Lager o de fermentación alta.

Nuestra Indian Pale Ale, cuyo lúpulo diferenciador es el llamado Yellow o Amarillo aporta aromas cítricos parecidos a la naranja o el pomelo. En el caso de nuestra Yakima Red Ale, el lúpulo Chinook, una variedad de amargor nacida en el año1985, tiene un carácter herbal y un poco ahumado, con reminiscencias a pino y a especias. En nuestra Modern Lager destaca el lúpulo cascade a partir del Fuggle y el Serebrianker, este lúpulo es muy popular ya que tiene una fragancia y un amargor moderados. En el aroma se perciben notas especiadas, florales y a uvas, con notas cítricas.